Infórmese en el 91 577 42 40

El Independiente

14
Mar

El Independiente

Mar y José Miguel quedan a tomar un vino al medio día de un martes cualquiera, en un bar donde todo elmundo parece tener prisa menos ellos. “Somos novios y residentes en Madrid”, bromea Mar, demasiado coqueta para decir la edad a la primera. A la segunda confiesa: 71 años, uno menos que él, matiza.

Forman parte de ese grupo de jubilados que decidieron poner su casa en manos de un inversor a cambio deuna renta para toda la vida. Cada uno la suya. “Es como autoheredarse en vida”, resume José Miguel mientras se pide un vino y unas patatas fritas. El sistema, llamado renta vitalicia inmobiliaria, es pococonocido todavía. La modalidad que utilizaron tanto Mar como José Miguel consiste en vender la nudapropiedad de la casa a un inversor conservando el usufructo, es decir, viviendo en ella para toda la vida. Unproducto, todavía minoritario, que aseguradoras y agencias inmobiliarias especializadas ofrecen sólo amayores de 65 años.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad personalizada a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando, acepta su uso. Más información y política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies