Cómo gestionar la falta de apetito en Las Personas Mayores

Falta de apetito, personas mayores Grupo retiro

Cómo gestionar la falta de apetito en Las Personas Mayores

Falta de apetito, personas mayores Grupo retiroConforme se van cumpliendo años, muchas personas van perdiendo el apetito. Generalmente, la falta de apetito suele ser un “achaque” más de la edad; pero es frecuente que desemboque en una hiporexia, es decir, que la persona en cuestión comience a perder peso, a desmejorar físicamente…; en esos casos hay que prestar mucha atención y cuidado para evitar una posible desnutrición, deshidratación, ansiedad, depresión, infecciones…

¿A qué se puede deber esta falta de apetito?

Cuando una Persona Mayor pierde el apetito, es importante conocer el motivo que lo está causando. La más frecuentes son:
Ansiedad o depresión: Cuando la Persona Mayor se encuentra en un momento difícil.
Infecciones: Es posible que la falta de apetito se deba al malestar causado por estas.
Falta de ejercicio y sedentarismo: El cuerpo ya no necesita consumir gran cantidad de alimentos ya que no los gasta con ejercicio…
Algunas enfermedades y patologías: EPOC, Demencia, Ictus, Algunos cánceres, pérdida del gusto, Alzheimer, insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal crónica, Hepatitis.
Tratamientos o fármacos: cuyos efectos secundarios puedan provocar la falta de apetito.

Consejos para actuar frente a estos casos

• Lo primero que deberás hacer es acudir al médico o llevar a la Persona Mayor al médico. Él valorará su estado y sabrá darte pautas para ponerle remedio: medicamentos, hábitos…
• Es importante no culpabilizar a la Persona Mayor, ella no quiere perder el apetito ni lo hace intencionadamente.
No dejes que La Persona Mayor coma sola, la compañía es importante y evitarás que se salte alguna comida.
• Deberás darle pequeñas tomas de comida (al menos 5) espaciadas a lo largo del día.
Evita ofrecerle grandes cantidades de alimento o comidas muy “pesadas”, intenta que las comidas sean lo más nutritivas posibles.
• Otro consejo es dar alimentos que sean fácilmente masticables como una tortilla francesa, pescado, carne picada, purés… si le cuesta masticar tenderá a comer menos.
No es conveniente dar alimentos excesivamente calientes, suelen ser mucho más saciantes que a temperatura templada.
Una buena alimentación es fundamental para gozar de buena salud.
En Grupo Retiro trabajamos para que Las Personas Mayores puedan disfrutar de una jubilación de calidad y, en este sentido, la salud es uno de los pilares más importantes.

Share this post