Infórmese en el 91 577 42 40

Siempre se ha cuestionado  el sistema de pensiones español y más desde hace una década cuando comenzó la crisis, pues Europa nos tiene en el punto de mira. Sin embargo, si hacemos un repaso por los sistemas de pensiones en Europa de alguno de los países vecinos, vemos que también tienen puntos “buenos y malos”. Cada uno tiene  requisitos diferentes en cuanto a la edad de jubilación y los años que se deben tener cotizados, ayudas complementarias, variables para calcular la subida de las pensiones, diferencias en el monto entre hombres y mujeres…

 

Pensiones en Europa

Alemania

Los trabajadores por cuenta ajena contribuyen al sistema de pensiones con una deducción de su nómina bruta del 18,7%. La mitad de esta cantidad la paga el trabajador y la otra mitad la empresa. Los autónomos se hacen cargo del porcentaje al completo. La pensión a cobrar depende exclusivamente de lo que se haya cotizado; Como complemento a la pensión, los jubilados optan por los seguros privados de pensiones. La edad de jubilación es, para los nacidos en 1947 o antes, de 65 años y un mes; para los nacidos en 1948 de 65 años y dos meses; y sigue aumentando progresivamente de forma que para nacidos a partir del año 1964 es de 67 años. En 2014 se aprobó la excepción que permite jubilarse a los 63 años a los trabajadores que hayan cotizado 45 años completos. Las pensiones alemanas no están vinculadas al IPC y su actualización depende de la evolución de los salarios. La pensión media actual es de 1.000 euros para los hombres y 800€ para las mujeres, aunque dependiendo de la zona donde se resida la variación puede ser de hasta 300€ por debajo de la media.

 

Francia

El sistema de pensiones francés es un modelo desequilibrado y con prestaciones que se actualizan con los precios.
Las mujeres tienen pensiones un 25% inferiores a las de los hombres. La pensión media de un jubilado es de 1.300 euros, aunque los más favorecidos son los pensionistas que trabajaron en el sector público, pues cobran entre 600 y 1600 euros más. En el otro extremo, los pensionistas menos favorecidos (comercio, agricultura…) únicamente tienen una pensión de entre 300 y 500 euros.

 

Italia

El sistema de pensiones italiano se encuentra en proceso de reforma debido a la proximidad de las elecciones, por lo que la edad de jubilación se está intentando rebajar para atraer a los votantes. Actualmente está instaurado el sistema “contributivo” que calcula el importe de la pensión con las contribuciones pagadas durante la vida laboral, pero no se recibe pensión hasta los 66 años y 7 meses.
La reforma que pretende implantar el gobierno propone jubilarse con 62 años de edad y 38 de cotización a la Seguridad Social.
La subida de las pensiones se regula mediante el índice del coste de la vida del año anterior.

 

Países nórdicos

En Noruega e Islandia la edad de jubilación es a los 67 años; en Suecia, Finlandia y Dinamarca a los 65, aunque en los próximos años aumentará a los 67 años.

En Finlandia a la pensión nacional se le puede añadir una contributiva que puede cobrarse a partir de los 63 años. La cantidad depende de la duración del empleo, sus ingresos, de cuántos años ha vivido en Finlandia y si está casado. La pensión media es de 1.500 euros.

En Dinamarca la pensión normal incluye una base de unos 800 euros más un complemento calculado en función de los ingresos acumulados. Además, el afiliado puede tener derecho a complementos de servicios sanitarios y un subsidio para calefacción.

En Suecia hay cuatro tipos de pensiones: la pública basada en los ingresos, la pensión profesional que se recibe del empleador, las pensiones privadas y una pensión garantizada básica para todos (incluidos aquellos con ingresos nulos) de unos 750 euros.

En Noruega, la pensión básica es de unos 850 euros al mes que se complementa con una pensión suplementaria y ambas deben alcanzar el mínimo, que es de 20.765 euros al año.

En Islandia, las personas residentes en el país durante al menos 40 años entre los 16 y los 67 años tienen derecho a una pensión de jubilación íntegra. Son varias las prestaciones asistenciales que se pueden percibir además de la básica.

El problema de estos países es la tasa de riesgo de pobreza y exclusión de los mayores de 65 años.

 

Portugal

La edad de jubilación en Portugal es a los 66 años donde la pensión media es tan sólo de 430 euros, es decir, 100 euros menos que el salario mínimo.
Los incrementos en esta prestación se calculan de acuerdo con la tasa de inflación y con la evolución del PIB.
Sin embargo, resulta muy atractivo este sistema de pensiones respecto a otros países dado la normativa especial para residentes no habituales; ha disparado la llegada de jubilados extranjeros debido a la exención del pago de impuestos, incluidos los de patrimonio, sucesiones y donaciones, suponiendo un gran ahorro para las fortunas medias y altas porque estas pensiones no tributan ni en el país de origen ni en Portugal.

 

Reino Unido

El Gobierno británico ha implantado mecanismos que ayudan a los trabajadores a ser más precavidos con los ahorros de cara al futuro.
La edad de jubilación actual es de 66 años que se irá ampliando gradualmente a partir del 2020 (67 años entre 2034 y 2036; y 68 años entre 2044 y 2046).
La revisión de las pensiones se realiza en función del PIB, la inflación y los salarios; existe una pensión básica de 180€ (independientemente de las cuantías de sus cotizaciones y son necesarios al menos 44 años de contribuciones para cobrarla), una adicional ligada a los ingresos (complementadas a través del sistema privado) y otra paga que varía en función de la renta y es de carácter contributivo.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad personalizada a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando, acepta su uso. Más información y política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies