Infórmese en el 91 577 42 40

La fibromialgia es una enfermedad crónica caracterizada por dolor musculoesquelético generalizado.

En parte de los casos, los síntomas comienzan después de traumatismos físicos, cirugías, infecciones o estrés psicológico. En otras ocasiones, los síntomas pueden aparecer sin que exista un suceso desencadenante.

La fibromialgia puede desarrollarse a cualquier edad en ambos géneros, aunque es más común en mujeres entre los 20 y los 50 años.

Si bien no existe una cura para la fibromialgia, hay varios medicamentos que pueden ayudar a controlar los síntomas, además de realizar ejercicio y la relajación.

Hay que tener en cuenta tres aspectos:

  • La fibromialgia es una enfermedad crónica pero no es degenerativa.
  • Evoluciona en brotes, por lo que el paciente pasa por etapas mejores y peores.
  • No existe un tratamiento curativo, pero sí se pueden aliviar los síntomas y conseguir un mayor bienestar general.

 

Síntomas

Algunos de los síntomas de la fibromialgia son:

  • Dolor generalizado. El dolor suele ser leve, pero molesto y constante, que dura al menos tres meses
  • Las personas se despiertan cansadas y tienen trastornos del sueño debido a que se interrumpe por el dolor, acompañado de otros trastornos comunes en estos pacientes como el síndrome de las piernas inquietas y apnea del sueño.
  • Dificultades cognitivas. Dificultad la capacidad de enfoque, atención y concentración mental, llegando a tener “lagunas”.

 

La fibromialgia suele venir acompañada de otras afecciones dolorosas:

  • Síndrome de intestino irritable
  • Migraña y otros tipos de dolor de cabeza
  • Síndrome de la vejiga dolorosa
  • Trastornos de articulación temporomandibular

 

Causas

Todavía se desconoce la causa de la fibromialgia, pero se cree que esté relacionada con varios factores que actúan en conjunto:

  • Genética.La fibromialgia suele ser hereditaria.
  • Algunas enfermedades parecen ocasionar o agravar la fibromialgia.
  • Trauma físico o emocional.La fibromialgia se puede aparecer a raíz de un traumatismo físico, como un accidente. El estrés psicológico también puede desencadenar la afección.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad personalizada a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando, acepta su uso. Más información y política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies