Infórmese en el 91 577 42 40

Insolación y golpe de calor en Personas Mayores

Fotolia_7250827_XS-300x200

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) ha recomendado a los mayores seguir una serie de pautas para evitar que el calor afecte a su estado de salud. Los mayores son el grupo de población más sensible a las altas temperaturas. La sensación de sed en ellos es menor, por lo tanto beben menos agua y su deshidratación es mayor.

Si la temperatura exterior es muy alta y las pérdidas de líquidos no se reemplazan los mayores se encuentran en una situación de riego. Pueden sufrir una deshidratación, por lo que la tensión arterial desciende y aparece sensación de debilidad e incluso calambres musculares.

Si esta situación no se corrige la persona puede entrar en hipertermia, y comenzar a sentir dolor de cabeza, sensación de boca seca, náuseas, vómitos, mareos, escalofríos, desorientación, pérdida de conciencia e incluso se puede llegar a una situación de shock en la que sucede un fallo de los distintos órganos, convulsiones y coma, según explica la doctora Lourdes Ausín, geriatra de la Residencia Pública Parquesol de Castilla y León.

Gracias a las recomendaciones de la SEGG ya tenemos una forma fácil y sencilla de no llegar estos extremos. Según éstas debemos: tomar muchos líquidos, realizar comidas ligeras, evitar la exposición al sol cuando las temperaturas son elevadas, no realizar ejercicio que aumente el esfuerzo y la sudoración en horas de calor, mantener la casa fresca y ventilada, no permanecer en vehículos estacionados o cerrados, evitar llevar ropa ajustada y elegir tejidos ligeros y de colores claros, etc.

Más información en: gruporetiro.nuevo.e-strategia.net

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad personalizada a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando, acepta su uso. Más información y política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies