gruporetiro@gruporetiro.com
91 577 42 40

Líderes desde 1996

20 Aniversario Grupo Retiro
Infórmese en el 91 577 42 40

Ser feliz: un estilo de vida independiente de la edad

E013986Un gesto, algo que sucede de forma inesperada, la conversación con alguna persona me da que pensar y necesito compartirlo con vosotros por escrito. Será que me leen en los ojos mis ganas de aprender a distinguir y elegir un buen amor, un amor que me acompañe y me enseñe. Un amor con quien compartir y con quien avanzar de la mano, un amor verdadero.

Tres reflexiones de tres historias distintas. Todas ellas pequeñas cartas de amor transmitidas de generación en generación. Este jueves pasado  un señor mayor de 80 años, mientras hablábamos me dijo: “No te creas las palabras si éstas no son coherentes con los hechos y siempre que interpretes los hechos asegúrate que sean acordes con las palabras”. En realidad, esta expresión la hemos escuchado más de una vez, pero nunca me había sucedido que la ternura de unas manos cultivadas y la mirada cándida de unos ojos cansados, me embriagase hasta tal punto. Podría haber sido su nieta y lo que me decía, estoy más que segura que me lo decía de corazón.

El sábado hablaba con una amiga, cuyos padres ya no viven, y en un momento de la conversación dijo que su padre siempre había estado enamorado de su madre y que el único secreto fue que ella siempre había estado en su sitio. Jamás negoció sus principios y tuvo muy claro que nunca dejó de ser ella y  su identidad no la perdió nunca. Esta forma de vivir en pareja nos ha de recordar que el amor propio y la autoestima nos ha de acompañar a diario porque es una necesidad básica, lo mismo que el comer, el vestirnos y estar bajo un techo.

Ayer domingo tuve el placer de comer con una gran persona. Capaz de enseñarme a saber pedir perdón desde la humildad. Compartimos unos mejillones a la marinera, una ensalada de ventrisca de atún y pimiento escalibado y una merluza a la donostiarra. Todo ello amenizado con unas cañas de cerveza y un vaivén de pensamientos, sentimientos y emociones.

Fue mucho más que el puro acto de nutrirse. Fue un ritual cargado de significado. Fue un momento de intimidad y de diálogo, sinónimo de celebración. Celebramos que la vida es maravillosa y que hay que dar las gracias por tener vínculos para complementar, crecer y compartir.

Al fin y al cabo…llega un punto en la vida que ya no hay tiempo para no ser feliz.

 

 Joana Ruiz Murillo

Colaboradora Grupo Retiro Barcelona

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR